Se agregó correctamente a su carrito.

Carrito

¿Se puede conciliar la Maternidad y la vida profesional en Colombia?

Opiniones de 5 profesionales y mamás en diferentes posiciones.

A continuación, les contaré brevemente mi realidad como madre en Bogotá y la de otras cuatro mamás, que he querido consultar, porque entiendo que no todas las mujeres que somos profesionales y mamás pensamos lo mismo de este hermoso y difícil camino de la conciliación «Maternidad y vida profesional».

Desde el momento que quedé embarazada, empezó a rondar por mi cabeza la idea de convertirme en mamá 24/7.  Mi esposo y yo nos habíamos tardado mucho en tomar la decisión  de ser padres  y, a mis 36 años, no quería ni podía dejar a mi hija (mi más valioso tesoro) en manos de una persona desconocida. La veía tan pequeña, tan vulnerable y tan necesitada de mí  que no me sentía capaz de hacernos ese daño. El corazón se me quería paralizar de sólo pensarlo.

Pasé noches enteras sin pegar el ojo, pensando qué hacer. Mi cabeza me hacía reflexionar sobre lo económico, sobre el dinero que dejaría de entrar a casa,  pensaba en mi esposo,  en lo mucho que tendría que trabajar para sostenernos y me angustiaba el hecho de que él se sintiera estresado y yo me sintiera poco valorada por dejar mi carrera y dedicarme a ser mamá. Por otro lado, el corazón me animaba a aprovechar cada etapa de mi bebé y me hacía pensar que el dinero nunca compensaría esos momentos que viviría a su lado.

Finalmente, nos dimos cuenta que la mejor decisión era dejar mi trabajo para quedarme con ella, pues no contamos con apoyo familiar porque viven en otra ciudad, salvo que la empresa me permitiera trabajar desde casa, pero como ya saben, en Colombia es muy difícil conciliar la vida laboral con la maternidad. Obviamente, esto no se consiguió.

Un día antes de finalizar mi licencia tuve la valentía de renunciar a 10 años de mi vida, sin tristeza, sin lágrimas, sin arrepentimientos, por el contrario, la felicidad no me cabía en el alma, porque sabía que, desde el día que nació mi hija, yo  había cambiado para siempre, ella  se ha convertido en parte fundamental de mi verdadero proyecto vida,  por el que estoy  y tengo que apostar.

No ha sido fácil, cada día lucho con mis pensamientos, con la soledad que conlleva la maternidad y con los miedos a perderme como mujer y profesional por dedicarme a ser madre 24/7. Vivo en una dualidad, no hay día en el que no me levante y agradezca a Dios y a mi esposo por permitirme gozármela, pero también, cada noche me acuesto pensando en qué proyecto emprender que me permita tener mis propios ingresos y tener la libertad de tiempo para seguir compartiendo y estar de cerca en la educación de mi hija.

Después de 14 meses aún espero que la vida me muestre el camino, porque lo último que quiero, a menos que sea una obligación, es volver a una empresa, esclava del tiempo, de las presiones, de cumplir el sueño de otro y de verme poco beneficiada de ello.

A continuación,  la experiencia de mis cuatro invitadas:

  1. Ana María Cortés, actualmente es Head de Compliance para Colombia – Banco Colpatria & Subsidiarias. Es responsable de la función de Compliance en el país para todas las entidades de Scotiabank. Ella es una alta ejecutiva y mamá de Martín.
  2. Carolina Maya, anteriormente era coordinadora de negocios empresariales seguros SURA, después del nacimiento de su hijo Tomás decidió renunciar y ahora trabaja Part time en una agencia de seguros como consultora de negocios.
  3. Vanessa Maceiras, su cargo anterior, Gerente de cuentas estratégicas (KAM) para una empresa de automatización industrial. Manejaba comercialmente las cuentas estratégicas de la empresa en los sectores de oil & gas y minería a nivel nacional. Cuando Nació Valentina, su hija, decidió renunciar a su trabajo para dedicarse como mamá tiempo completo.
  4. Lorena Gómez, es actualmente la directora de MAMIfit Colombia, ella adquirió la franquicia país de la marca y trabaja independiente desde casa. Mamá de Emilio de 5 años y de Fabiana de 2 años.


¿Qué decisión tomaste a nivel laboral después de tener a tu hijo? ¿Pensaste dejar tu trabajo o continuar con él?

Ana María: Nunca he pensado en dejar de trabajar, me encanta mi trabajo y siento que estoy ayudando a muchas mujeres que, como yo, alguna vez ingresaron al mundo laboral con aspiraciones de crecimiento profesional, siendo mamás.  Desde acá puedo decir que » Sí se puede» que quedar embarazada no nos impide conseguir lo que queremos ni mucho menos dar un paso atrás.

Carolina: Decidí dejar mi trabajo cuando supe que estaba en embarazo, es una idea que siempre tuve con mi esposo, poder estar con mi bebé. Aunque realmente, tomé la decisión una semana antes de que se terminara la licencia de maternidad y fue muy duro, pasé noches en vela, sólo pensaba y le pedía a  Dios que me guiara para tomar la mejor decisión.

Vanessa: Cuando regrese de mi licencia de maternidad, a las dos semanas tuve mi primer viaje de trabajo (fue de sólo un día)  pero fue muy duro para mí porque  yo alimentaba a mi bebé con leche materna exclusivamente. Al regresar al trabajo quise darle mi leche en tetero y no quiso recibirlo, así que ese día no recibió leche en todo el día y lloró hasta más no poder. Por otro lado, yo tenía los senos a punto de estallar porque había estado en reuniones todo el día, sin tener chance de extraerme y eso fue una tortura.  Mi esposo me había dicho que ajustáramos nuestro presupuesto a lo que él ganaba y que me quedara un tiempo con la niña; yo, quien había dicho un NO rotundo, ese día dije sí y pasé mi carta de renuncia.

Lorena: Llevo desde el año 2012 trabajando en casa por cambio de país y me ha resultado fabuloso por que justo me quede embarazada de mi primer hijo. Ese embarazo me lo viví por completo, siempre hice las cosas pensando en nuestro bienestar, dormía cuando tenía que dormir, hacia ejercicio, tareas del hogar, pero, no les voy a mentir, tenía mucho susto de que naciera porque yo no podía dejar de trabajar sino de donde sacaríamos los ingresos de mamá para lograr completar con los de papá

 

¿Has tenido el apoyo de tu esposo para tomar esa decisión?

Ana María: Un tema vital para aquellas mamás que como yo tenemos una pareja, es la Crianza Compartida. En mi caso esto ha sido muy importante,  Mi esposo participa en la crianza de una manera muy activa, por lo que mi hijo nos ve a los dos como parte de su proceso, no sólo a la mamá. Y de cara a lo que queremos para nuestros futuros niños, esto es muy importante.

Carolina: Sí tuve apoyo de mi esposo, totalmente. Desde el primer día que supimos que estábamos embarazados él quería que yo dejara de trabajar para quedarme con nuestro hijo, educándolo, criándolo, acompañándolo y, por eso, hicimos ese sacrificio y tomamos esa decisión entre los dos.

Vanessa: Total, 100 %

Lorena: Todo el tiempo, adicional, cuento con la colaboración de tres mujeres quienes me han ayudado a lograr que mi trabajo desde casa sea posible: Mi mamá que, aunque no vive en Bogotá, viaja constantemente y se queda hasta un mes , nuestra adorada Mónica, la ministra del interior, como le llamamos por cariño, ella es la  señora que me ayuda con la casa y los niños y Myriam quien viene todos los viernes a planchar y, por ahí derecho, me cuida los niños en la noche mientras duermen, para poder salir un rato con mi esposo.

 

¿Cómo te sientes de la decisión que has tomado?

Ana María: siempre habrán momentos difíciles pero en general llevo muy bien el tema de ser mama y profesional. Creo que el tiempo donde la mujer debe quedarse en casa porque le toca, o prefiere no ascender por sus hijos o el jefe intimidante que no te permite estar con tus hijos, está cambiando. Es más, estoy segura que estoy haciendo parte de ese cambio.

Carolina: Toco madera porque espero no volver a emplearme. Realmente, siento que salí de una cárcel, cumpliendo horarios, metas, rindiendo cuentas todo el día, todos los días, es muy  complejo. Por todos los aspectos por donde miro la decisión que tomé, me siento feliz, poder estar con mi hijo, verlo crecer, acompañarlo, estar en todo presente, además, porque tengo independencia y libertad.  No me cambio por nadie.

Vanessa: No me he arrepentido, pero si me he sentido mal muchas veces por comentarios de otras personas, los cuales, por supuesto, con el tiempo he aprendido a ignorar. Aunque extraño mi independencia económica. Sin embargo, es hermoso poder estar ahí en cada momento de mi chiquita.

Lorena: El hecho de trabajar en casa, no tener costos fijos mensuales, mirar atrás y ver todo lo que he escalado me hace sentir ganadora, porque he logrado juntar la vida familiar con la profesional y eso no tiene precio. Desde hace 6  años que quedé embarazada de mi primer hijo no he parado de trabajar desde casa. Emprendí con MAMIfit en 2015 y nunca he sentido que mis 2 hijos sean un impedimento para ser una gran profesional y empresaria.

¿Crees que has logrado organizarte y ser feliz con la posición que tienes ahora? (Ya sea como mamá 24/7 o como profesional y mamá)

Ana María: Totalmente, es cuestión de organización y de tener una excelente comunicación con tu pareja. No digo que sea perfecto, pero si considero que desde hace 3 años a ahora los avances han sido significativos. Tenemos tiempo para mi hijo, para mi ejercicio y temas personales, para la familia, los viajes, pero, sobre todo, para la Pareja. Con mi esposo tenemos un día a la semana donde salimos por la noche solos para tener tiempo para los dos.
 

Carolina: Sí, porque tengo independencia económica, obviamente no me gano lo que me ganaba antes, ni tengo los beneficios que tenía antes, pero tengo la libertad de mi tiempo, la libertad de estar con mi hijo, de aprovecharlo, de verlo crecer, de disfrutarlo, y, adicionalmente, tengo mis ingresos para mis gastos, para mis cosas personales, mis antojos. Para mi es valioso poder trabajar así, además, porque no dependo económicamente de mi esposo.

Vanessa: Después de romper muchos paradigmas míos y de mi familia, entendí que lo más maravilloso del mundo era poder disfrutar a mi hija 100%,  es un regalo para mí y para ella.

Lorena: He tenido claro mi objetivo y mi compromiso con la empresa que cree aquí en Colombia en 2015, he dado el 200% incluso con dos peques en casa y me siento una triunfadora.

Después de escuchar el relato de estas grandes mujeres, he llegado a la conclusión que todas hemos tomado la mejor decisión para conciliar nuestra vida, la de nuestros hijos y de nuestra familia, ninguna es buena ni mala.

Al final, cada una hace lo que considera lo mejor para sí misma y lo que cree que es correcto para su vida familiar, sin embargo,  siempre renunciado a algo, a su trabajo, a tiempo consigo misma, al tiempo con su familia, a sus ingresos, a tiempo con su pareja, etc. Aunque creamos que hay avances en el aspecto social y laboral para las mujeres, todavía no se logra esa conciliación total y seguimos estando, en muchos aspectos, en desventaja frente a los hombres. Tenemos una carga social muy importante en la sociedad: educar hijos para el mundo, ser profesionales, amas de casa, esposas, hijas y el eje central de nuestra familia, pero se sigue viendo como un deber ser y no como un mérito cuya recompensa sea visible.

Lo importante de conciliar es romper paradigmas, estereotipos, hacer lo que se nos venga en gana y nos haga felices y pasar de largo de comentarios mal intencionados, sea porque te quedas en casa cuidando a tus hijos o porque eres una profesional exitosa y tienes tu tiempo medido para tu vida familiar. Al final y lo que importa es que  todas las mujeres mamás, de una forma u otra, tenemos el poder de cambiar el mundo.

 Les dejo un articulo de España donde ya hay movimientos que han lanzado una campaña #RompeElMuro para luchar por la conciliación.

Nora Sinisterra
Mamá de Antonella de 14 meses
Comunicadora social
Cargo anterior: Ejecutiva comercial. Actualmente trabajo desde casa como Community Manager.

Deja una respuesta